Las operaciones con vehículos de segunda mano ralentizan su crecimiento y suben apenas un 1,9% hasta octubre en comparación con el mismo periodo del año anterior, con un total de 1.833.256 unidades, lo que supone que por cada nuevo se comercializan 1,7 usados, según datos de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam).

Los datos de la patronal de la distribución evidencian que son los modelos de hasta cinco años los que siguen tirando del mercado, con una subida del 16% en lo que llevamos de año y un total de 161.156 unidades. En este sentido, el impulso del renting -que aumentó sus matriculaciones un 11% hasta octubre, representando ya un 20% de las compras- se está encargando de nutrir a concesionarios y compraventas con estos modelos, que se renuevan de media cada cuatro años y que al terminar el contrato pasan al mercado de ocasión.

De hecho, ocho de cada diez ventas de usados de entre tres y cinco años registradas por concesionarios y compraventas hasta octubre han ido destinadas a compradores particulares, lo que supone un 25% más con respecto al mismo periodo del año anterior, poniendo de manifiesto que se convierten en una opción muy demandada por los conductores por su buena relación calidad-precio.

No obstante, el mercado de ocasión sigue polarizado entre los usados de hasta cinco años, que representan ya una tercera parte de las ventas, y los de más de quince años, que concentrando también alrededor del 30% del total, aumentan su ritmo de crecimiento hasta el 8% en lo que va de año, registrando un volumen de más de 570.000 unidades; de las cuales casi nueve de cada diez se han vendido entre particulares sin garantías ni historial de mantenimiento.

Para la patronal de la distribución, las cifras ponen de manifiesto que existe la necesidad de poner en marcha planes de incentivo al achatarramiento que retiren de la circulación los vehículos más antiguos para evitar que vuelvan a entrar en el circuito de segunda mano, haciendo un flaco favor al envejecimiento del parque, a la seguridad vial y a la calidad del aire. Según la directora general de Ganvam, Ana Sánchez, “estos planes deben contemplar incentivos al cambio de coche tanto de nuevos como usados de hasta cinco años que, cumpliendo con toda la normativa anticontaminación, están actuando como palanca para renovar el parque; no hay más que ver las cifras”

Por tipo de combustible, los datos de Ganvam muestran que mientras el mercado de nuevos ha dado un vuelco, el de usados continúa “dieselizado”. Así, aunque las ventas de usados diésel siguen la tendencia a la baja de los meses anteriores, cayendo un 1% hasta octubre, siguen representando seis de cada diez operaciones. Los de gasolina, por su parte, continúan aumentando su ritmo de crecimiento y registraron una subida del 5% hasta octubre, con más de 665.000 unidades vendidas.

Los eléctricos -aunque apenas suponen el 0,1% del mercado- ya van haciendo su aparición en el mercado de usados. De esta forma, registraron hasta octubre un total de 2.128 operaciones, lo que supone un aumento del 98,3%,

En un análisis por comunidades autónomas, los datos muestran que Castilla-La Mancha es la comunidad donde más crecieron las ventas de usados hasta octubre, con una subida del 6,6%. Por el contrario, Madrid es, junto con Baleares, la única comunidad donde las operaciones con usados marcan signo negativo, con un retroceso del 2,2%.