Según un estudio realizado por Afasemetra, asociado a la Asociación Española de la Carretera, más de 2,3 millones de señales y 350.000 metros cuadrados de carteles de orientación instalados en España tienen vencido el plazo de garantía de su lámina retrorreflectante. Teniendo en cuenta un valor de suministro a precios de mercado, se necesitarían invertir más de 196 millones de euros para subsanar este déficit.

“La pérdida de visibilidad de las señales podría acarrear tanto accidentes como consecuencias indeseables de responsabilidad jurídica a los titulares de las diferentes vías”, según explica Marisa Jimeno, responsable del Departamento Técnico de Afasemetra. Además, estas cifras de señales fuera de garantía representan “un mínimo de las existentes, porque la cifra podría duplicarse si las administraciones tuvieran un inventario totalmente actualizado”.

Por todos estos motivos, la asociación urge a la Administración a afrontar un plan inversor a cuatro o cinco años que pueda subsanar esta falta de mantenimiento, “algo imprescindible para la seguridad vial y para el sector”. Además, está probado que la “correcta señalización vertical es una de las acciones que mejoran la seguridad vial con una relación coste-beneficio de las más bajas en el contexto del equipamiento vial”, aclara Marisa Jimeno.

El estudio se ha basado en el supuesto de que en el año 1993 todas las señales y carteles de orientación estuviesen dentro del periodo de garantía de la lámina retrorreflectante. Hay que tener en cuenta que el periodo de garantía ofrecido por los fabricantes varía entre siete y diez años.

Desde el inicio de la crisis, el volumen de mercado del sector de la señalización vertical ha descendido más de un 60% por esta falta de inversión. Este descenso, según los fabricantes, ha provocado que en menos de cinco años hayan desaparecido importantes empresas del sector con más de 40 años de trayectoria. Según Marisa Jimeno, “esto puede ser más grave si persiste la baja inversión en señalización, las consecuencias pueden ser irreversibles”.