Las matriculaciones de turismos y todoterrenos en noviembre alcanzaron un total de 93.158 unidades, un 2,3% más que en el mismo mes del año anterior con un día laborable menos. El mercado se muestra contenido y, por lo tanto, el acumulado de los últimos once meses registra una caída del 5,7% y 1.152.419 unidades, según datos de ANFAC, Faconauto y Ganvam.

Por canales, el de particulares continúa en descenso con unas ventas un 8,1% inferiores al mismo mes de 2018, hasta las 51.188 unidades. A pesar de esta tendencia a la baja, se modera un poco este mes. Sin embargo, esta comparación se realiza con los datos de noviembre de 2018, que ya fueron negativos y los volúmenes no son altos.

El canal de particupares es el único que registra cifras negativas en noviembre. El de empresas, por su parte, consigue una subida de sus ventas del 21%, hasta las 35.485 unidades, mientras que el canal de alquiladores crece un 7,1%, hasta las 6.485 unidades matriculadas

En noviembre, se han matriculado 17.000 vehículos comerciales ligeros, un 3,6% menos que en el mismo mes del año pasado. El canal de autónomos cae con fuerza un 12,3% en el mes y el de alquiladores es el único que crece, un 26,4%, hasta las 1.892 unidades. En los once primeros meses, la venta de estos vehículos registra un crecimiento del 1,1%, con 198.562 unidades

Por su parte, las matriculaciones de vehículos industriales, autobuses, autocares y microbuses ha crecido un 5,6% durante noviembre, con 2.707 unidades. Las ventas que más aumentan son las de vehículos industriales pesados, con un crecimiento del 18%. En el acumulado del año, las ventas de este segmento se recuperaron ligeramente, con un incremento del 1,1% y 26.202 unidades.

Noemi Navas, directora de Comunicación de ANFAC, destaca que el mes de noviembre cierra con unas ventas superiores a las del mismo mes del año anterior, pero no es un dato positivo. “Las ventas en noviembre de 2018 ya registraban una caída del 12,5% respecto del mismo mes de 2017 y los volúmenes son bajos. El crecimiento de empresas y alquiladores no es suficiente como para compensar la caída en particulares, que mantiene la tendencia a la baja de los últimos 15 meses. No esperamos que diciembre consiga por sí solo levantar la caída del 6% que acumulan las matriculaciones. Es previsible que el mercado de turismos cierre con un descenso próximo al 4%. Esperamos que lleguen mensajes de certidumbre a los consumidores en los próximos meses que ayuden a revitalizar estas ventas”.

Para Raúl Morales, director de Comunicación de Faconauto, “el dato de matriculaciones de noviembre ha sido plano principalmente porque está 'maquillado', de nuevo, por un inusual buen comportamiento del canal de empresas, que es donde se contabilizan las muchas automatriculaciones que están haciendo los concesionarios. Las concesiones están sufriendo una doble presión en la recta final de este año: por un lado, tienen que hacer las automatriculaciones necesarias para cumplir los objetivos comprometidos con sus marcas y, por otro, están automatriculando los modelos, principalmente de gasolina, que impedirían a las fábricas no llegar al límite de 95 gramos de CO2 impuesto por la norma europea de emisiones para 2020. En este contexto, es difícil tener una foto fiable de cómo está el mercado porque se está viendo influenciado por muchos elementos externos que no ayudan a tranquilizar a los compradores, de ahí la nueva caída en las ventas a particulares del mes de noviembre. Sin embargo, diciembre volverá a ser un buen momento para cambiar de coche por el importante esfuerzo promocional que está haciendo el sector y por la gran cantidad de kilómetro 0 que acumulan los concesionarios en sus instalaciones”.

Según la directora de Comunicación de Ganvam, Tania Puche, noviembre termina en positivo por el "dopaje" del canal de empresa. “Los puntos de venta registran matriculaciones, pero tres de cada diez no salen del concesionario quedándose como oferta de kilómetro cero, por lo que podemos decir que la realidad del mercado está maquillada. Si nos fijamos en las compras de particulares, en las operaciones con las que realmente hacen caja los distribuidores, éstas llevan en negativo prácticamente todo el año 2019 -con la excepción del mes de septiembre por el efecto WLTP-, lo que evidencia que la demanda está estancada; de hecho, las previsiones apuntan a que el mercado cerrará el año con una caída global que superará el 5%. Es necesario insuflar confianza al comprador particular con incentivos al cambio de coche porque si no, no hay renovación del parque y sin renovación del parque no hay movilidad sostenible”.