El mercado de vehículos usados continúa su tendencia a la baja también en noviembre, con un descenso del 6,9% en comparación al mismo mes del año anterior, alcanzando las 174.532 transferencias, según datos de la consultora MSI para Faconauto, que mantienen su previsión para el cierre del año, con una caída del 14% y algo más de 1,8 millones de operaciones.

Ha influido en las cifras de noviembre el fuerte descenso de las operaciones de vehículos de menos de un año, que retroceden un 53,6% con respecto a las cifras del año pasado. Sin embargo, el segmento de 1 a 2 años incrementó sus ventas un 21,7%; el de 2 a 3, un 23,6%; y el de 3 a 5 años, un 22,7%. Todos ellos son los que atiende principalmente el canal de concesionarios, que acaparó el 21,3% del mercado, con 37.237 transferencias.

Para Ignacio de Benito, presidente del Consejo de Administración de niw.es, “en el último mes los vehículos de menos de cinco años siguen copando el interés de los compradores y se mantienen al alza. Sin duda, este segmento de usados jóvenes va a contribuir a la revitalización del sector y va a seguir aportando buenas noticias a la industria por la alta demanda y la cifra de operaciones que genera. Esta tendencia tendrá su continuidad el año que viene, ya que el usado será aún más competitivo ante la subida que experimentará el impuesto de matriculación”.

Respecto a otros canales de venta, el de renting aumentó un 29,6%, mientras que el de empresas lo hizo un 11,8% y el de importaciones, un 2,8%. El resto de los canales presentaron bajadas en comparación con noviembre de 2019, siendo las más acusadas en el de rent a car, con un 42,8%, y las matriculaciones tácticas, con un 38,9%. El canal de particulares retrocedió un 1,4% y el de compra-venta, un 0,2%.

El combustible más demandado por los compradores de vehículos usados volvió a ser el diésel, que representa el 59% del mercado, con 102.806 transferencias. La gasolina, por su parte, representa el 37,8%, con 66.118 unidades vendidas. Sin embargo, destacan las subidas del diésel y de la gasolina mild hybrid con un 212% y 137%, respectivamente, mientras que las transferencias de eléctricos aumentaron un 123,5%.