La facturación de los talleres disminuirá hasta un 23% este año, por lo que sus ingresos se situarán entorno a los 9.740 millones de euros, lo que supone casi 3.000 millones menos en comparación con los 12.650 millones que facturaron en 2019. Según las previsiones que baraja Conepa, publicadas por Europa Press, el sector también se ha visto muy afectado por el coronavirus, al reducir su actividad durante varios meses por el confinamiento decretado por el Gobierno.

Así, entre el 15 de marzo, fecha de inicio del Estado de Alarma, y el 30 de abril, dejaron de acudir al taller el 90% de los turismos y motocicletas que lo hubieran hecho en condiciones normales, por lo que la actividad de los centros sólo fue del 10%. Por su parte, las visitas de vehículos comerciales e industriales cayeron un 60%, ya que éstos podían seguir circulando como servicios esenciales.

“Los meses de mayo y junio fueron de lenta pero de continua recuperación”, destacan desde Conepa. Además, desde el 22 de julio hasta ahora la actividad de los talleres ha sido “bastante satisfactoria”, con unos ingresos de “solo” un 5% menos que en el mismo periodo de 2019, añaden desde la entidad.

Entre los motivos de esta recuperación, la Federación Española destaca que muchos coches parados tuvieron que pasar por el taller después del confinamiento por problemas técnicos ligados a su utilización; una gran cantidad de conductores tuvieron que realizar la ITV; y el aumento del uso del vehículo particular frente al transporte público.

Por otro lado, Euromaster prevé que la actividad de los talleres cerrará el año con una caída del 19%. Citando datos de la consultora GiPA, el especialista asegura que entre enero y mayo los ingresos de los talleres retrocedieron un 46%, coincidiendo con los tres meses más duros del confinamiento. Sin embargo, esta caída es menos pronunciada entre enero y septiembre, situándose en un 25%.

“Esto se debe a que los negocios de reparación y mantenimiento han recuperado parte de las operaciones mecánicas propuestas durante los meses del Estado de Alarma”, han indicado fuentes de Euromaster a Europa Press, que han asegurado que las perspectivas para los centros de chapa y pintura son peores, ya que las operaciones perdidas en el confinamiento no son recuperables.