El último análisis realizado por Acierto.com revela que son los varones de entre 18 y 24 años los que sufren en mayor medida estas distracciones al volante por su mascota. Y hasta el 32% de quienes tienen un animal de compañía reconoce que lo dejan suelto por el interior del habitáculo, aunque sólo el 4% admite hacerlo siempre, mientras que el 28% restante apunta a que solo actúa de esta manera ocasionalmente.

En cuanto a sexos, los hombres llevan sueltos a sus mascotas con mayor frecuencia (un 23% más que las mujeres). Las cifras cobran todavía más importancia, según Acierto.com, si se tiene en cuenta que más de la mitad de estos conductores (59,4%) tienen hijos. La combinación de niño y animal suelto en los asientos traseros podría incrementar el riesgo de sufrir un descuido.

“La forma más recomendable de transportar a nuestra mascota en coche es hacerlo en el asiento trasero, combinando el transportín con la rejilla divisoria”, recuerda Carlos Brüggeman, cofundador de Acierto.com. “No obstante, el actual Reglamento General de Circulación no recoge explícitamente cómo deben viajar las mascotas, sino que indica que tanto los objetos como los animales transportados deberán estar colocados adecuadamente para no interferir con el conductor”.

Además, si se produce una colisión frontal, la deceleración hace que el peso de esta (en este caso, de la mascota), se multiplique por entre 20 ó 30. Es decir, en un choque de este tipo a 50 kilómetros por hora, un perro de 10 kilos supondría una masa de colisión de unos 200 ó 300 kilos.

El informe también desvela que más de un 85% de los españoles prefiere el coche para viajar con su mascota frente a otros medios de transporte como el tren o el avión, cuyos adeptos se reducen al 11,4% y al 3%.

Por comunidades autónomas, son los andaluces los que más viajan con su animal de compañía, en un 74% de las ocasiones, seguidos por vascos y madrileños, con un 73%. En el lado opuesto se encuentran los propietarios de mascotas de Galicia y Castilla y León, que sólo las llevan con ellos el 51% de las veces. Los catalanes lo hacen en el 55% de los viajes.