La segunda ola de la pandemia y la grave crisis económica y social asociada está profundizando la caída de las ventas de vehículos en todos los segmentos y canales. El mercado de turismos continúa mostrando la misma debilidad que los meses precedentes, “solo pendiente del número de días laborables en el mes para determinar si la caída es unas décimas mayor o menor”, aseguran desde las asociaciones ANFAC, Faconauto y Ganvam.

Noviembre cierra con una caída de las ventas de matriculaciones de turismos y todoterrenos del 18,7%, hasta las 75.708 unidades, mientras que en el acumulado del año, se han comercializado 745.369 unidades, un 35,3% menos que en el mismo periodo del año anterior. Las emisiones medias de CO2 de los turismos vendidos en el mes de noviembre se quedan en 107,5 gramos de CO2 por kilómetro.

Todos los canales recortan sus ventas respecto del mismo mes del año anterior. El único que reduce sus tasas de decrecimiento es el de empresas, con un 7,6% de descenso, mientras que el particular mantiene su caída a doble dígito respecto del mismo mes del año pasado. El canal de alquiladores no consigue remontar al seguir desaparecido el turismo.

En el segmento de vehículos comerciales ligeros, se matricularon en noviembre 15.627 unidades, un 8,1% menos que en el mismo mes del año pasado, mientras que en el acumulado la caída se queda en el 28,7%, con 141.487 unidades. El canal de alquiladores creció un 19,9% en noviembre, hasta las 2.268 unidades. El canal de autónomos cayó cerca de un 14,8% y las empresas, un 9,6% el pasado mes.

Las matriculaciones de vehículos industriales, autobuses, autocares y microbuses descendieron un 0,6% durante noviembre, con 2.693 unidades entregadas, acumulando una caída del 25,8% en el penúltimo mes del año con 19.653 vehículos matriculados. Los vehículos industriales redujeron sus entregas un 1% el mes pasado, con 2.470 unidades vendidas. También los autobuses, autocares y microbuses mantienen su caída en sus ventas con una reducción del 4,7% y 223 unidades entregadas.

En relación con las cifras obtenidas durante el mes de noviembre, las tres asociaciones del sector, ANFAC, Faconauto y Ganvam, han querido expresar de forma conjunta “nuestra gran preocupación por la mala situación en la que se encuentran el mercado de vehículos en el último año, con una caída acumulada hasta noviembre de las matriculaciones del 35%. La salida de esta situación, fruto de la evolución de la pandemia y de la crisis económica asociada, se dificultará a partir de enero de 2021 por la subida del Impuesto de Matriculación”.

La mitad de los vehículos que se vendan en 2021 verán incrementada su tributación en el momento de la compra por la entrada en funcionamiento de la normativa europea WLTP, que supone una nueva manera de medir las emisiones de CO2 y que impacta, por tanto, en el impuesto de Matriculación, que se paga en función de estas emisiones. Según las asociaciones, “la norma europea no busca incrementar la fiscalidad sino medir mejor las emisiones de los vehículos, pero en España sí implica una subida del impuesto de los vehículos del 5%. Este efecto no se da en todos los países europeos, que no siempre tienen impuesto de matriculación, pero en aquellos donde sí ocurriría, como Francia y Portugal, se han aprobado modificaciones del impuesto para que el WLTP funcione sin subir los impuestos”.

El sector de la automoción supone el 11% del PIB y emplea al 9% de la población activa. “Su situación, con los cierres y restricciones que provoca la pandemia, es muy complicada y lo será más con la crisis económica de 2021”. Para las asociaciones, “es necesario concretar medidas que supongan su rápida recuperación y reactivación y evitar impactos imprevistos que dificulten aún más la salida. Necesitamos que se corrija la subida del Impuesto de Matriculación antes del 1 de enero para que la industria y el sector puedan trabajar y ser el impulsor de la economía española que siempre han sido y serán”.