A la luz de la gran crisis económica que enfrenta la industria del automóvil debido al Covid-19, la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA) ha revisado radicalmente su pronóstico de 2020 para las matriculaciones de turismos. La patronal espera una caída de ventas de automóviles en la Unión Europea hasta del 25%, lo que suponen más de tres millones, pasando de las 12,8 millones de unidades vendidas en 2019 a alrededor de 9,6 millones este año.

Tras superar el primer choque de la crisis entre mediados de marzo y mayo, el mercado de la UE se ha contraído un 41,5% en lo que va del año. Desde ACEA esperan que esta situación se alivie en cierta medida en los próximos meses a medida que se levanten las medidas de cierre y contención en Europa.

En términos de volúmenes, el pronóstico de ACEA para 2020 representa el número más bajo de turismos nuevos vendidos desde 2013, cuando la industria había pasado por seis años consecutivos de declive tras la crisis financiera de 2008-2009. “En términos de cambio porcentual, la sombría perspectiva representa la mayor caída jamás vista por el sector automovilístico europeo”, aseguran desde la patronal.

“ACEA mantiene la esperanza de que este dramático escenario pueda ser mitigado a través de medidas rápidas y fuertes por parte de la UE y los gobiernos nacionales”, ha declarado el director general de ACEA, Eric-Mark Huitema. “Dado el colapso sin precedentes en las ventas hasta la fecha, se requieren con urgencia incentivos de compra y planes de achatarramiento en toda la UE para crear una demanda muy necesaria de automóviles nuevos. En interés de nuestra industria y de la economía de la UE en general, pedimos el apoyo político y económico necesario, tanto en la UE como en los niveles de los Estados miembros, para limitar el daño a la producción y el empleo en los próximos meses”.