Unos 12 millones de turismos, la mitad del parque automovilístico, deberán pasar por el taller antes de ponerse de vuelta en circulación, según datos de Master Check, el servicio de revisión de puntos críticos de Euromaster, que alerta de los problemas de “salud vial” latentes después de un largo tiempo de inactividad que afecta, sobre todo, a las baterías, la presión de los neumáticos y el nivel de los líquidos.

En este sentido, Euromaster recuerda que, según un estudio realizado por Fundación Española para Seguridad Vial (Fesvial), el número de accidentes no sólo aumenta cuando el coche es más viejo, sino que el mal mantenimiento y poco cuidado son dos factores que incrementan el riesgo de tener un accidente y de que sea más grave. Así, la revisión tras varias semanas estacionado es prioritaria, máxime con un parque que supera los 14 años de edad.

Igualmente, hay que añadir los cinco millones de vehículos que debían haber pasado la ITV en estas semanas de confinamiento y que, con la actividad de los centros de inspección parada, ahora deberán pedir cita para un chequeo y visto bueno que puede que, tras meses aparcados, no obtengan para seguir circulando.

En este contexto, Euromaster ha puesto en marcha en toda su red un servicio de revisiones gratuitas de seguridad para verificar el estado de los vehículos. El objetivo es comprobar los doce puntos críticos -neumáticos, frenos, amortiguadores, aceite y limpiaparabrisas, entre otros- con el objetivo de velar por la salud vial del parque español de cara a su vuelta a la carretera.