Según los datos recopilados por Speedy, red de talleres independiente de automoción, el 97% de los conductores opina que los frenos son el sistema de seguridad más importante de su coche. Por este motivo Speedy ha incluido el control de este elemento en uno de sus once puntos fundamentales de revisión en cada visita. Pero además, desde Speedy se aconseja acudir siempre a un taller profesional cuando surjan los primeros síntomas de avería en este elemento del vehículo.

8 averías frecuentes en los frenos

  1. En caso de escuchar chirrido al pisar el pedal de freno, sin duda, se debe a que las pastillas de freno se habrán desgastado y hay que sustituirlas (excepto durante los 20 primeros km después de un cambio de pastillas; hasta que la pastilla se acople al disco de freno).
  2. Cuando el pedal de freno hace más recorrido del habitual. Este problema está asociado al mal estado del sistema de líquido de frenos o al desgaste de las pastillas.
  3. Si el pedal de freno hace menos recorrido es síntoma de que existen piezas del sistema que están dañadas, como puede ser que el pistón del cilindro no vuelve a su lugar.
  4. El conocido fading o pérdida de la capacidad de frenar en caliente también es otra avería recurrente en el sistema. Si has sometido a los frenos a un uso excesivo llegará un punto en el que estos pierden eficacia al aumentar la temperatura. No obstante, este problema también puede estar causado por unas pastillas de mala calidad.
  5. Si al pisar el pedal se nota demasiado duro y obliga a ejercer más fuerza de lo habitual, es posible que el servofreno o el depresor en vehículos diésel estén averiados. En cualquier caso, urge ir a un servicio de mantenimiento.
  6. Si al pisar el freno se nota que la rueda se bloquea, se trata posiblemente de un fallo en el sistema de ABS, alguna pastilla de freno está defectuosa o incluso que el cable del freno de mano se haya quedado enganchado (ruedas traseras).
  7. Si al pisar el freno se siente que el coche se va de lado habrá que revisar la presión de inflado de las ruedas, la presión de cada cilindro de freno y el estado de las pastillas de freno.
  8. Al frenar, el volante vibra. Esto suele ser debido al estar los discos alabeados o los rodamientos de las ruedas se encuentran gastados o sueltos.