ETP Europe es un proveedor especializado en la fabricación de turbocompresores nuevos de calidad OE, sin casco a cambio. ETP Europe ha buscado pocos distribuidores para ofrecer toda la gama completa de manera exclusiva. Agerauto ha comenzado con los de turismo y tiene previsto comercializar los de vehículo industrial en el segundo trimestre del año.

Además de distribuir los turbos completos, en ETP Europe disponen de todo el despiece para la reparación de los mismos, como cartuchos, geometrías variables, actuadores electrónicos, carcasas, etc. “Se trata de una nueva línea de negocio que van a tratar a todos los niveles, pudiendo dar servicio tanto al distribuidor como al reconstructor y, por último, al reparador de turbos”, anuncian desde Agerauto.

En el año 2016, un 45% de los vehículos estaba equipado con turbo. Se espera que en 2020 la previsión de turbos montados en primer equipo alcance el 65%.

El motivo de este crecimiento no es otro que las reglas cada vez más exigentes de consumos y emisiones, que conllevan a fabricar motores más pequeños. Es el fenómeno denominado 'downsizing', que consiste en el desarrollo de motores más eficientes, con mayor rendimiento, menor consumo y que contaminen menos, pero con menor cilindrada y menos pistones.

Muchos motores de gasolina van equipados hoy día con motores de tres cilindros. Aquí es donde interviene el turbo. Al comprimir más el aire, mejora la combustión y ofrece un mejor rendimiento, con lo que contribuye a una disminución de emisiones. Actualmente, el 99% de los vehículos nuevos diésel está ya equipados con un turbocompresor o bien de geometría variable o fija, mientras que el 80% de los motores de gasolina incorpora un turbocompresor.

Todos los turbos ETE incluyen en su packaging todos los elementos necesarios para una correcta reparación: desde la caja con asas debidamente acolchada, juntas nuevas, jeringuilla con aceite para lubricar y el turbo en una bolsa hermética para proteger de la humedad.