Volkswagen ha recibido el visto bueno de las autoridades alemanas a las soluciones técnicas que ha previsto para los motores diésel 1.6 TDI de la familia EA 189 afectados por el software que manipulaba los datos de las emisiones contaminantes. De esta forma, el Instituto Federal de Transporte (KBA) permite al fabricante aplicarlas en los 2,6 millones de motores 1.6 TDI que instalan el citado programa, que cuando detecta que están siendo sometidos a una inspección modifica a la baja las cifras de emisiones.

En las próximas semanas, los propietarios de los vehículos del Grupo Volkswagen con los citados motores serán avisados para que puedan pasar por un taller autorizado cuando ellos quieran. La reparación, sin coste y de al menos una hora de tiempo de trabajo, consiste en una actualización del software y la instalación del estabilizador del flujo de admisión. Después de la modificación, los vehículos también cumplirán con todos los requisitos legales y las normas de emisiones aplicables.

Con la aprobación de la entidad alemana KBA, la llamada a revisión de los motores 1.6 TDI se une a los propulsores diésel afectados de 1.2 y 2.0 litros, que ya han recibido una solución técnica por parte de Volkswagen, que se ha marcado como objetivo que, para finales de 2017, todos los coches afectados hayan pasado por el taller.