Max Margalef, presidente de Aser y gerente de EMMS, comenta que lo más importante en este tiempo “ha sido garantizar la salud de las personas: empleados, clientes, proveedores, transportistas... Pero también de la salud de la compañía, para lo cual, hemos puesto en marcha un plan de viabilidad, presupuestos con diferentes escenarios, incluyendo una bajada importante del volumen de negocio”.

Asimismo, según explica Margalef, para el grupo ha sido fundamental garantizar los compromisos de pago con los proveedores. Y, del mismo modo, se ha trabajado con los clientes, que también han ido cumpliendo con los pagos.

En el caso de EMMS, pusieron en marcha un ERTE para la totalidad de los empleados. En sus instalaciones, un equipo reducido de personas se quedaron para atender urgencias de emergencias, personas de movilidad reducida, etc. “Cada semana hemos ido analizado cómo iba evolucionando, para ir incorporando más personas a la compañía”, señala.

Además, Max destaca “las informaciones que nos han llegado de asociaciones como Cira o Ancera, agradecemos el volumen y la calidad de la información. Y nuestro grupo Aser ha sido también una gran ayuda para todos nosotros, me consta que todos han estado trabajando al 200% para la vuelta a la normalidad”.

“Tenemos claro que el mercado no va a funcionar igual que antes. Pero habrá que ser ágiles y adaptarnos a estos cambios”, finaliza Max Margalef.