Continental, y su marca especialista en freno ATE, van más allá de garantizar la seguridad del vehículo. Gracias a los modelos de bajo contenido en polvo patentados por la marca, el mercado dispone de una nueva generación de pastillas de freno, ATE Ceramic, que garantizan una abrasión reducida para un perfecto aspecto de la llanta y una larga vida útil.

Estas pastillas producen un mínimo polvo de freno. De esta forma, las llantas ya no se tienen que limpiar tan minuciosamente y duran relucientes durante más tiempo. Además, como demuestran las pruebas realizadas, las pastillas de freno ATE Ceramic, son más duraderas y reducen el desgaste de los discos de freno reduciendo costes y generando una mayor conciencia medioambiental ya que menos polvo significa mayor protección para el medio ambiente.

La vida útil de las pastillas de freno depende en gran medida del perfil de uso y de la temperatura de las mismas. En general, las pastillas de freno ATE Ceramic se desgastan significativamente menos que las pastillas de freno convencionales ("low met"), en condiciones normales.