Audi sigue adelante con la implantación de las redes 5G en los procesos de producción. Junto con el proveedor sueco de telefonía Ericsson, la marca presenta un nuevo programa piloto de interacción entre robots y humanos. Uno de los primeros ejemplos será una aplicación de automatización conectada a través de 5G, centrada en la seguridad personal.

Junto con el constructor, Ericsson presenta cómo un robot instala un módulo de airbag en el volante de un Audi. La célula robótica está protegida por sensores de seguridad. En cuanto una mano humana interfiere en la cortina lumínica de la célula, el robot se detiene automáticamente. La comunicación de alta frecuencia requerida para esto se ve facilitada por una bajísima latencia, con un intervalo de tiempo entre la comunicación del punto de origen y el de destino de, aproximadamente, un milisegundo.

audi ericcson 5G 2

Gracias a la tecnología 5G, la interacción entre humanos y máquinas es ahora posible también de forma inalámbrica. “El 5G combina todos los puntos en nuestro ámbito de producción y ello conduce a enormes mejoras en flexibilidad y conectividad, mostrando cómo humanos y robots pueden trabajar juntos con seguridad”, explica Arjen Kreis, responsable de Tecnología de Automatización en el Área de Planificación de Carrocerías, en Audi Neckarsulm.

“Como parte de nuestro proyecto con Ericsson, que fue anunciado en 2018, estamos explorando las posibilidades de la tecnología 5G para aplicaciones industriales en la factoría inteligente en el Audi Production Lab. Esos proyectos nos ilustrarán más sobre cómo las redes inalámbricas pueden usarse de forma óptima en una factoría inteligente”, añade Henning Löser, responsable del Audi Production Lab, en cuyas propuestas de aplicación industrial para la producción de automóviles se ensayan y desarrollan otras aplicaciones de 5G. Junto con Ericsson, Audi se centra, dentro de este área, en las utilizaciones de latencia particularmente crítica, como la interacción con un robot industrial.

La colaboración entre el fabricante premium de automóviles y la corporación sueca de telecomunicaciones hace posible reconocer en una fase temprana el potencial de la comunicación inalámbrica en los procesos productivos. “El 5G ofrece la latencia extremadamente breve que cumple con los requerimientos de prestación de la automatización industrial”, declara Marie Hogan, responsable de Banda Ancha Móvil e IoT en Ericsson. “Las aplicaciones altamente desarrolladas y las redes IoT, combinadas con las ventajas de una mayor flexibilidad, movilidad y eficiencia de cara a la automatización de la producción son posibles gracias al 5G. Conseguir ‘cortar los cables’ supone un verdadero punto de inflexión en la era de la Industria 4.0”.