Muchas personas se ven superadas por las formalidades que hay que cumplimentar para, por ejemplo, cambiar la titularidad de un vehículo a nombre de un fallecido o para proceder a la venta de un vehículo de una empresa que ya no existe. Con el objetivo de atender a la creciente demanda de profesionales, han surgido empresas como Transferencias Imposibles, especializadas en realizar toda la documentación oficial requerida para resolver estas situaciones.

La empresa cuenta con más de once años resolviendo este tipo de casos. "Son muchos años gestionando estos trámites complejos, pero cada caso tiene particularidades y demanda algo especial", afirman desde la compañía. "Resulta un desafío y al habernos especializado en esta cuestión, hemos aceptado un reto continuo. Es algo que nos encanta en el equipo, pero que exige mucho; continuamente estamos formándonos y buscando nuevas soluciones".

Muchos de los afectados se enfrentan a coches inmovilizados. La imposibilidad de disponer de los coches para poder circular libremente o para, en muchos casos, poder venderlos implica un nivel de frustración enorme en los usuarios. "El nivel de confusión inicial se mezcla con la ansiedad de querer deshacerse de un contratiempo. La cuestión es que son trámites complejos que requieren de tiempo", afirman desde la empresa.

La existencia de distintas normativas a nivel estatal para regir estos trámites complica afrontar esta clase de gestiones de la documentación. "A muchos de los que se enfrentan a estas situaciones les sobra motivación”, apuntan desde Transferencias Imposibles. “En la mayoría de los casos, habilitamos vehículos que de lo contrario nadie podría disfrutar. Pero el golpe de realidad es tremendo cuando se exponen a diferentes normativas en función de la comunidad y a la ya de por sí complicada legislación".