Axalta Coating Systems, uno de los principales proveedores mundiales de pinturas y recubrimientos líquidos y en polvo ha producido, una vez más, una pintura especial para el radiotelescopio de Effelsberg (Alemania), uno de los telescopios completamente orientables más grandes del mundo y el más potente para la radiación de onda corta.

 

Recordemos que este telescopio se utiliza para observar las estrellas pulsar, el gas frío, el polvo interestelar, la formación de estrellas, los chorros de material que emiten los agujeros negros y los núcleos de galaxias lejanas. También se emplea como parte de una red mundial de radiotelescopios para las observaciones astronómicas en resoluciones más altas.

Axalta ayuda a proteger el telescopio de la intemperie y de la radiación ultravioleta con una pintura polivinílica blanca mate llamada PercoTop CS551 Foliflex. Esta pintura especialmente formulada y hecha a medida se ha utilizado en el telescopio aproximadamente cada 18 años desde que comenzó a operar en 1972.

Para pintar el telescopio se necesitan un mínimo de seis pintores, especialmente formados, y varias semanas. "Con una superficie de 5.400m2 y con 1.500 paneles individuales, la parte de la antena que necesita ser pintada es inmensa", expresa Klaus Bruns del Instituto Max Planck y responsable del mantenimiento técnico del telescopio Effelsberg para Radio Astronomía.

"Es importante que podamos mantener el delicado sustrato de aluminio de los reflectores a una temperatura constante de la superficie para obtener mediciones precisas con el telescopio. Por lo tanto, tener una pintura que protege el aluminio de la deformación, de la intemperie, de los excrementos de aves y de la radiación ultravioleta es absolutamente esencial", agrega Bruns.