Los sensores actúan como los "órganos sensitivos" de un vehículo, registrando un amplio espectro de señales esenciales para el funcionamiento del motor y de su sistema de inyección. “Las señales procedentes de los sensores son imprescindibles para garantizar numerosas funciones de control y regulación del motor, así como para el confort y la seguridad”. Así lo indican desde Bosch Automóvil, que durante este mes anima a sus distribuidores y talleres a ofrecer este producto de forma proactiva a sus clientes.

La variedad de tipos de sensores en un vehículo ha aumentado considerablemente en los últimos años, por lo que la demanda en Aftermarket es potencialmente mayor. También existe ya un mayor control e inspección de en las ITV de los componentes electrónicos.

Bosch ofrece una gama amplia de todos los tipos de sensores importantes del vehículo, tanto turismos como comerciales, y para prácticamente todas las marcas y modelos. Tanto si se trata de sondas lambda, medidores de masa de aire, sensores de presión, temperatura, de detonación o de revoluciones, los sensores Bosch se caracterizan por su calidad de primer equipo, su precisión y su larga vida útil.