Bosch Automotive Aftermarket conmemoró la celebración del 90º Aniversario del lanzamiento del primer servofreno junto a sus clientes de España y Portugal, entre los pasados días 23 al 25 de junio, en un evento europeo que reunió en el Centro Técnico de Boxberg a 65 participantes de 20 países.

Durante su estancia en Alemania, los clientes de Bosch conocieron de primera mano los principales aspectos de desarrollo y producción relacionados con el sistema de frenos. Vieron el nuevo laboratorio de pastillas donde se fabrican los prototipos previos a la comercialización, visitaron el centro de desarrollo de Abstatt y realizaron pruebas prácticas del Programa Electrónico de Estabilidad (ESP) en el circuito de pruebas que Bosch tiene en Boxberg.

Además, coincidiendo con la celebración de la última prueba del rally Bosch de coches clásicos, el grupo presenció la exhibición de los 23 coches que luego, tras configurarse los 23 equipos (incluyendo dos de España y uno de Portugal), participarían en las pruebas del Bosch Boxberg Klassik.

Desde que en 1927 Bosch introdujera en el mercado en primer servofreno, las innovaciones de la compañía alemana relacionadas con el sistema de frenado aportan mayor seguridad en la conducción, contribuyendo así al progreso técnico y a la mejora de la seguridad vial.