La electrónica en la automoción desempeña un papel muy importante, pues los vehículos incorporan cada vez más productos electrónicos. Por este motivo, y con la intención de concienciar al mercado de la disponibilidad de productos Bosch en esta gama de recambios, la división de Bosch Automotive Aftermarket ha puesto en marcha un nuevo proyecto centrado en los sistemas electrónicos del automóvil, una oportunidad de negocio creciente.

 

Para ello, ha aglutinado todos los productos electrónicos bajo un mismo concepto con la idea de ofrecer a sus distribuidores información y soporte sobre dichos productos a través de una hotline comercial, además de formación comercial y técnica.

Recordemos que los productos electrónicos incorporados en un vehículo ya superan la tercera parte del valor del mismo. De hecho, la cantidad de dichos productos que lleva actualmente un automóvil es superior a la que hizo posible que la nave espacial Apollo 11 diera la vuelta a la luna.

Este incremento de productos electrónicos en los automóviles transmite óptimas perspectivas de futuro para el mercado de posventa de la automoción. Bosch, como proveedor en sistemas con tecnología innovadora y como indicador de los más altos estándares de calidad, ofrece un programa de productos electrónicos centrados en los sistemas de frenado, diésel, gasolina y gestión del motor.