Frank Seidel, presidente del grupo Bosch para España y Portugal, ha presentado ante la prensa las soluciones inteligentes que denominan “Simply Connected” que Bosch, como experto desarrollador de tecnologías, pone a disposición de empresas, instituciones y consumidores.

La experiencia de Bosch en los tres niveles del “Internet of Things” (IoT) - sensores, software y servicios -, le permite buscar nuevas oportunidades de negocio derivadas del “Internet of Things” y de la conectividad, especialmente en el campo de la movilidad conectada.

El área empresarial Mobility Solutions registró, en 2015, un importante crecimiento en España como consecuencia del incremento de la producción de vehículos en el país, así como por la recuperación del mercado del automóvil. La demanda fue especialmente alta en los sistemas de asistencia al conductor basados en cámaras y radares. Otro factor positivo fue la buena evolución registrada en la cartera de productos de la nueva división Automotive Steering. La antigua joint-venture al 50 por ciento, ZF Lenksysteme, que pasó, en 2015, a ser propiedad de Bosch en su totalidad. Los sistemas de dirección eléctrica fabricados por esta división son esenciales para el futuro desarrollo de la movilidad, especialmente para la conducción automatizada.

Desde el área Mobility Solutions Bosch ha puesto en marcha el “Smart Parking”, que permite optimizar el tiempo que estamos al volante buscando aparcamiento, utilizando los sensores ultrasónicos que se fabrican, en parte, en la planta de Bosch en Madrid. Estos sensores ultrasónicos se están convirtiendo en estándar en un número cada vez mayor de vehículos que los emplean en la búsqueda de aparcamiento en la calle. La información se procesa en la ‘nube' de Bosch para generar mapas digitales de las plazas libres de estacionamiento. Los conductores pueden acceder a los mapas, por ejemplo, a través de internet o del sistema de navegación de su vehículo, y dejarse guiar directamente hasta las zonas con disponibilidad de plazas libres.

La división “Bosch Service Solutions” ofrece desde su centro de Barcelona, el servicio automático de llamadas de emergencia eCall que presta a los fabricantes de automóviles para diez países en siete idiomas diferentes. En caso de que los sensores del vehículo detecten un impacto lo suficientemente fuerte, el servicio eCall contacta de forma automática con un “call center”, donde un operador intentará comunicarse con el conductor y, si fuera necesario, proporcionará la necesaria asistencia de emergencia en carretera.

Frank Seidel aprovechó su presentación para subrayar unos cuantos datos que enmarcan la actualidad del grupo: ventas de 2.100 millones de euros en el 2015 en España, un doce por ciento en relación con el año precedente y 8700 empleados en nuestro país. En 2015, Bosch invirtió 83 millones de euros en España, un 25 por ciento más que el año anterior. El grupo tiene previsto un plan de inversión de 30 millones de euros para los próximos cinco años destinados a nuevas líneas de producción.