Después de casi 20 años operando en el mercado chino, Brembo ha puesto en marcha un nuevo centro de producción con una superficie de casi 40.000 metros cuadrados, al lado de la planta ya existente donde se fabrican los discos de freno.

Todas las etapas de producción en la cadena de valor se han integrado en la nueva planta de Nanjing, desde la entrega de la materia prima hasta el envío del producto acabado. Así, se asegura un mejor servicio para los clientes fábricas pertenecientes a Brembo en Europa, Asia y América que operan en Asia.

La planta aporta unos 100 millones de euros al año a la facturación del Grupo y emplea a 450 personas. Con 67 líneas de producción y la fundición, la instalación ofrece una capacidad de producción de más de dos millones de piezas al año y adopta las tecnologías más avanzadas disponibles en la actualidad.

“Es con gran orgullo inaugurar este nuevo centro de producción en China con motivo de la primera visita oficial de las autoridades chinas que están aquí hoy con nosotros”, ha declarado Alberto Bombassei, presidente de Brembo. “Este evento está dedicado a una ilustración muy tangible de las innovadoras tecnologías de proceso y de producto que Brembo utiliza en el sitio de producción en nombre de sus clientes que operan en China. El evento inaugural también confirma la presencia de Brembo en una de las zonas geográficas más estratégicos en cuanto a nuestro crecimiento y desarrollo “, concluye Bombassei.

La nueva planta fue construida de acuerdo con los criterios más avanzados para garantizar la calidad, la eficiencia y la protección del medio ambiente con miras a minimizar los residuos y maximizar la recuperación de energía, mediante la aplicación de las más estrictas normas impuestas por el protocolo Carbon Disclosure Proyecto.

(Foto: de izquierda a derecha, Michele Geraci, subsecretario de Desarrollo Económico del Gobierno de Italia; Alberto Bombassei, presidente de Brembo; y Stephane Rolland, presidente y CEO de Brembo China).