Brembo ha hecho públicas sus cifras del primer semestre de 2019. En estos seis meses, los ingresos disminuyen un 1,2% hasta los 1.323,8 millones de euros (-0,7% basado en una consolidación comparable), Además, el margen EBITDA se situó en 20,4% hasta 270,6 millones de euros y el margen EBIT, en 13,2% hasta 174,5 millones de euros. Asimismo, las inversiones netas ascendieron hasta 101,9 millones y la deuda financiera neta se situó en 434,5 millones de euros.

El presidente, Alberto Bombassei, declaró: “Los resultados de Brembo reflejan que la compañía tiene la capacidad de mantener firmemente sus cuotas de mercado a nivel global, e incluso de ganar más terreno en algunos países, a pesar de la difícil situación que sigue caracterizando el sector de la automoción desde hace algún tiempo. Es precisamente en momentos que los mercados presentan dificultades, cuando se demuestra que la innovación constante de procesos y productos, (que para Brembo siempre ha sido un valor absoluto), juega un papel fundamental para garantizar el éxito competitivo. Con estas consideraciones, Brembo continuará invirtiendo en tecnologías de fabricación, así como en investigación y desarrollo, y confiando en los mejores profesionales para ayudar a apoyar nuestro crecimiento”.

Por su parte, Matteo Tiraboschi, Executive Deputy Chairman, comentó: “Creo que es muy importante, sobre todo en un momento en que los mercados están estancados como lo están a día de hoy, destacar nuestros fundamentos esencialmente estables y en particular nuestro sólido nivel de rentabilidad, gracias a los rendimientos de nuestras plantas de producción, aunque aún no estén funcionando a plena capacidad. Gracias al portfolio con productos de última generación y a las estrategias de distribución geográfica impulsadas por el deseo de colaborar activamente con nuestros clientes allí donde estén, creo que Brembo puede seguir evolucionando en dirección a un futuro de crecimiento a largo plazo”.