La empresa Carbures Group inauguró recientemente en su planta de El Burgo de Osma (Soria) una línea de producción que permitirá fabricar piezas estructurales de automóviles con fibra de carbono, para acceder a un mercado internacional con 800 millones de euros posibles de facturación.

 

Esta planta es de las pocas del mundo que puede fabricar actualmente piezas con fibra de carbono, de tal forma que todas las novedades se irán implementando y probando en la misma, subrayó su presidente, Rafael Contreras.

La firma tiene ya contratos de ingeniería con marcas de vehículos y los de fabricación están pendientes de la homologación de la planta.

Carbures ha invertido 22 millones de euros en esta planta y, hasta la fecha, ha creado 25 empleos, en un proyecto industrial "de larga duración y con empleo sólido", expuso Contreras.

"Estamos en la línea de salida y ahora hay que empezar a desembarcar", recalcó en este sentido el consejero delegado de la empresa, José María Tarrago.

Tarrago apuntó asimismo que la fibra de carbono, hasta ahora utilizada en la industria aeronáutica, se podrá emplear en automoción, gracias al diseño de una máquina realizada por Carbures que no existe en el mercado y que permitirá fabricar de 50.000 a 250.000 unidades anuales, en función de la pieza de que se trate.

La máquina permite, de forma repetitiva y automatizada, fabricar una pieza en cinco o seis minutos, "un volumen que nos permite entrar en el mercado del automóvil".