China, que representa más de un cuarto de las ventas de Citroën en todo el mundo, es clave en la estrategia de expansión mundial de la marca. Para este mercado, Citroën presenta el nuevo C3-XR, un SUV compacto que inspira robustez, elegancia y dinamismo.

 

Citroën tiene la intención de reforzar su política de desarrollo internacional y su estatus de marca global. En los últimos meses, esta internacionalización ha entrado en una nueva etapa, con un crecimiento del 7% en sus ventas mundiales en el primer semestre 2014, una cifra que supera a la del mercado ( 4%).

El país chino es el gran protagonista de esta ofensiva, pues además de ser el primer mercado de Citroën, muestra un aumento del 19% en sus ventas hasta finales de agosto de 2014, frente al 12% general.

Con el fin de aumentar su cobertura en este mercado, Citroën se apoya en estas bases sólidas para presentar el C3-XR, un nuevo modelo que se lanzará en China a finales de este año. Este nuevo producto encarna una visión moderna del SUV, basado en los valores de Citroën: diseño, confort y tecnologías enfocadas hacia la eficiencia.

Muy cercano al concept-car que se presentó en Pekín en abril de 2014, el C3-XR es producto del Centro de Diseño Citroën, que ha invertido todo su saber hacer y creatividad para desarrollar un SUV con un diseño inmediatamente reconocible, que inspira robustez, elegancia y dinamismo.

El confort, elemento distintivo de Citroën, es protagonista, gracias a una habitabilidad de referencia, un puesto de conducción espacioso y acogedor y unas suspensiones dignas de las mejores berlinas.

El Citroën C3-XR incorpora asimismo las últimas innovaciones, tanto las que proporcionan un uso más fácil de la mano de tecnologías como el acceso y arranque manos libres, la cámara de marcha atrás o el grip control, como las relacionadas con la conectividad, a través de los servicios telemáticos Citroën.