El sistema de frenado, esencial para su seguridad, es un sistema complejo en el que cada pieza cuenta: pastillas, estribos, tambores traseros y líquido de frenos, solo la integridad de cada elemento garantiza la eficacia del conjunto.

 

Son varios y evidentes los síntomas de alerta cuando el sistema de frenado funciona de un modo erróneo. Se aprecia en el momento que la distancia de frenado se alarga, el piloto de freno se enciende, el pedal de freno está duro o blando, el vehículo se devía durante la frenada, o vibra.

Citroën aconseja revisar el sistema de frenado cada 10.000 km. Asimismo, cuando las pastillas tienen un grosor inferior a 2 mm. es el momento de sustituirlas. Los discos deben renovarse cada dos cambios de pastillas y el líquido de frenos cada dos años.

[iframe width="560" height="315" src="//www.youtube.com/embed/yyWfzEKd7pU" frameborder="0" allowfullscreen ]