ALD Automotive ha analizado el comportamiento de los automóviles en función del tipo de motor y ha elaborado una serie de consejos básicos para todos los conductores, con el objetivo de mantener las baterías a punto durante el periodo de confinamiento.

Los vehículos propulsados con motores diésel, gasolina o Mild Hybrid disponen de sistemas de gestión de energía que permiten conservar la batería más de un mes sin dar complicaciones, aunque existen casos en los que el vehículo tiende a tener consumo de energía, bien por problemas eléctricos o bien por agentes externos derivados de instalaciones adicionales no homologadas por el fabricante. Es muy importante, según ALD Automotive, que no se desconecte la batería, ya que se podrían descodificar los diferentes sistemas electrónicos.

Para mantener en buen estado la batería de estos vehículos, es necesario arrancar el vehículo cada dos o tres semanas. Con los sistemas de gestión de energía actuales, para llegar al grado óptimo de carga de la batería y estimular lo suficiente al componente que realiza esta tarea, es necesario mantener el vehículo arrancado hasta que la temperatura oscile entre los 40 y los 60 grados. Alcanzada la temperatura indicada, hay que mantener el vehículo en marcha aproximadamente 15 minutos, sin acelerar, realizando la operación al ralentí.

Los vehículos híbridos disponen de dos sistemas, uno de alta tensión y otro de baja tensión, por lo que la forma de poder mantener o recuperar los sistemas es muy diferente al de un sistema con gestión de energía en un motor diésel, gasolina o mild hybrid. En los que equipen estos sistemas es importante activar el vehículo sin llegar a arrancarlo. De esta manera se consigue que si la batería de 12v (de baja tensión) tuviera baja su carga, la batería de alta tensión entregue automáticamente la carga suficiente a la batería de baja tensión 12v, consiguiendo así cargar la batería de baja tensión 12v. Para que se haga de forma efectiva, el vehículo deberá permanecer en este estado activo durante 10 ó 15 minutos. En el caso de que la batería que estuviera descargada fuera la de alta tensión, el vehículo arrancaría automáticamente para recuperar la batería. En este caso hay que mantener el vehículo en marcha hasta alcanzar el nivel de carga correcto.

En cuanto a los híbridos enchufables o eléctricos, se trata de vehículos con un sistema de gestión de carga muy singular, por lo que lo ideal es mantener el vehículo enchufado de forma constante. Así, el propio vehículo controlará automáticamente el nivel de carga de las baterías.