Continental expande su gama de productos para el mercado del aftermarket, añadiendo los turbocargadores a su catálogo de recambios originales, en concreto para los motores Ford, aunque se están planteando fabricar productos para otras marcas.

“Los turbocargadores son cada vez más importantes“ explica Michael Rieth, responsable de producto en Continental. “Debido a los requisitos de reducción de emisiones, cada vez son más los fabricantes que están equipando los motores diésel y gasolina con turbocargadores con el fin de aumentar su eficiencia. Éstos también desempeñan un papel importante en los vehículos híbridos".

Con esta nueva incorporación, Continental ofrece por primera vez un producto original como pieza de recambio en reparaciones a talleres y distribuidores. Desde 2011, Continental ha estado suministrando turbocargador para el motor EcoBoost 1.0 de Ford, galardonado varias veces como "Motor del Año", que está instalado en muchos modelos de gran volumen como C-Max, Focus, Fiesta y Mondeo.

Inicialmente habrá dos versiones: una para motores EcoBoost de 100 hp y otra para motores EcoBoost superiores a 100 CV. También se ofrecerá un conjunto de válvulas a juego. "Ya estamos trabajando en la expansión de nuestra línea de productos, no sólo con turbocargador, sino también con otros accesorios", añade Michael Rieth. Además, Continental planea ofrecer cursos en sus centros de formación TrainingCenter.

Continental venderá estos productos en cooperación con distribuidores especializados. A través de esta red, los talleres podrán obtener todo lo que necesitan para reparaciones de turbocompresores: líneas de aceite, sellos, escudos térmicos y pernos.

En España, el distribuidor será Turbo3, empresa con 45 años de experiencia en la distribución de Turbos en España que cumple con los requisitos y exigencias de Continental como servicio técnico de posventa, distribución nacional y posibilidad de realizar formaciones técnicas, cumpliendo también con los estándares de calidad de primer equipo.