El grupo alemán Daimler tiene previsto invertir unos 3.000 millones de euros en el desarrollo de una nueva tecnología de motores, que da la posibilidad a las versiones diésel cumplir con la normativa europea sobre emisiones que entrará en vigor en septiembre del año que viene.

Daimler explicó que la introducción de esta tecnología en el mercado se producirá a través del nuevo Clase E, con la variante E 220 D, que consume 3,9 litros de combustible por cada cien kilómetros en ciclo NEDC (laboratorio) y emite 102 gramos de dióxido de carbono (CO2) por kilómetro, con una potencia de 195 caballos.

Esta mecánica de cuatro cilindros forma parte de una nueva familia de propulsores que se introducirá en turismos y en vehículos comerciales de Mercedes-Benz. La incorporación de esta tecnología en sus modelos diésel se realizará hasta 2019.

Thomas Weber, responsable de Investigación de Mercedes-Benz Cars, recalca que en la compañía se toman muy en serio la responsabilidad sobre el medio ambiente y “por ello decidimos hace cinco años invertir masivamente en el desarrollo de la tecnología diésel”.