En el tercer trimestre de 2020 las ventas de coches eléctricos e híbridos crecieron un 121% en los principales mercados europeos, según la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (Acea). Este aumento se puede extrapolar también con el incremento de preguntas que se pueden encontrar en la red: más de 66 millones de resultados con la búsqueda “preguntas sobre el coche eléctrico”. Antonio Salinas, profesor del electromobility Learning Center de SEAT (eLC), resuelve algunas de estas dudas.

  1. ¿Todos los vehículos eléctricos son automáticos? Sí, los vehículos eléctricos no necesitan caja de cambios, tan solo disponen de un sistema de reducción de las revoluciones. La razón está en cómo trabaja un motor eléctrico, que ofrece la potencia y el par motor de forma que puede accionar las ruedas directamente.
  2. Y los híbridos enchufables, ¿también son exclusivamente automáticos? En los vehículos híbridos enchufables, concretamente en el caso de la familia León e-HYBRID, utilizando el modo térmico se puede optar por una conducción automática o seleccionar manualmente la marcha que corresponda. El modo eléctrico siempre es automático.
  3. ¿Tienen tubo de escape? Los vehículos eléctricos no necesitan tubo de escape, ya que no tienen ningún tipo de combustión. Sin embargo, en los vehículos híbridos enchufables el motor térmico sí que necesita esa instalación.
  4. ¿Se puede manipular un motor eléctrico? No. Ni es necesario ni tampoco es conveniente. El sistema eléctrico se identifica por un color naranja específico y solo debe manipularlo un técnico especialista.
  5. ¿Usar la calefacción y las luces afecta al consumo de la batería? En un vehículo eléctrico todo funciona con la energía que se almacena en la batería, desde el motor, hasta la calefacción, las luces o la música. Por lo tanto, afecta y se debe tener en cuenta. En un vehículo híbrido enchufable, en modo eléctrico, las circunstancias son las mismas, y en modo térmico funciona con gasolina, por lo que afecta en menor medida.
  6. ¿Tienen menos espacio interior que los mismos modelos de gasolina? Cuando un vehículo eléctrico se diseña desde el inicio como tal, la batería se sitúa en la parte inferior del piso, lo que incluso permite que los habitáculos sean más amplios. En los vehículos híbridos enchufables, la batería se sitúa en los espacios externos disponibles, es de menor tamaño y no afecta generalmente al habitáculo.
  7. ¿Con el sistema eléctrico hay algún riesgo en caso de lluvia? No, en absoluto. En los vehículos de tracción eléctrica o híbridos de tracción eléctrica el sistema de alta tensión incorpora suficientes medidas de seguridad para que sea totalmente seguro. Muchas de esas medidas están reunidas en la unidad de mando de la batería que, ante cualquier fallo, desconecta el sistema automáticamente
  8. ¿El depósito de combustible en un híbrido enchufable es más pequeño? No necesariamente. Lo normal es que tenga un poquito menos de capacidad, pero como el vehículo es más eficiente y cuenta con el modo eléctrico, la autonomía total no se resiente. El depósito de la familia León e-HYBRID tiene una capacidad de aproximadamente 40 litros. Se ha conseguido gracias a un rediseño de su forma, está ubicado bajo el maletero y así permite generar un espacio disponible para la batería de tracción.
  9. ¿Qué hay que tener en cuenta al cargar la batería? El proceso de carga de la batería es tan simple y seguro como conectar un electrodoméstico. Hay que tener algunas instrucciones presentes como bloquear las puertas o tener el freno de estacionamiento conectado y, adicionalmente, fijarse en las indicaciones luminosas para saber cuál es el proceso que está siguiendo: carga programada, en carga o carga finalizada.
  10. ¿Tienen un mantenimiento adicional? No. El sistema de tracción eléctrica, tanto en eléctricos puros como en híbridos enchufables, no requiere un mantenimiento específico. Y con respecto al motor térmico, el mantenimiento es el convencional, teniendo en cuenta, además, que trabaja en condiciones mucho más favorables.