El 30% de los españoles se sentiría cómodo viajando en un coche autónomo y el 34% se sentiría cómodo con la idea de compartir carretera con estos vehículos, según un estudio realizado por Goodyear en colaboración con la London School of Economics and Political Science (LSE).

Goodyear desea conocer la opinión de los conductores acerca de la conducción autónoma. Por ello, ha realizado en colaboración con la London School of Economics and Political Science (LSE un estudio encuesta, mediante un cuestionario online realizado en 11 países y grupos de discusión en cuatro países europeos, para determinar la visión de los conductores ante la perspectiva de que un día los coches conduzcan solos.

Las principales conclusiones de la investigación en España son que los españoles ocupan el cuarto lugar en cuanto a sentirse cómodos al conducir rodeados por coches autónomos, y la segunda posición, si ellos mismos condujeran uno de ellos. El 42% piensa que la mayor parte de los accidentes de tráfico se deben a un fallo humano y, por tanto, los coches autónomos serían más seguros.

La mayoría de los entrevistados (71%) confiesa que usaría los últimos productos y servicios tecnológicos, si tuviera la posibilidad. Sin embargo, el 58% está de acuerdo en que las máquinas carecen de sentido común para interactuar con los conductores. Los once países encuestados coincidieron en este aspecto (60 %).

En comparación con el resto de países encuestados, para los españoles la conducción no es tanto una cuestión de negociación en la carretera como de cumplimiento de normas: en primer lugar, un 77% está de acuerdo en que el Reglamento General de Circulación es lo suficientemente claro y detallado para que cualquier conductor sepa cómo comportarse en cada situación; en segundo lugar, el 78% de los encuestados piensa que los conductores deberían ponerse de acuerdo sobre cómo conducir correctamente con el resto de usuarios de la carretera.

Por lo general, los encuestados españoles son menos proclives al principio de reciprocidad en la carretera que los de otros países. El 42% no considera importante la comunicación entre los conductores, en comparación con sólo el 17% para los once países. En un contexto en que cada vez las máquinas tienen más poder,el 14% de los conductores españoles siente la necesidad de asumir el control del vehículo (en contraposición con el papel de pasajero pasivo), en comparación con el 28% para todos los países. El 57% de los españoles manifiesta que le gusta conducir, al 59%, además, le resulta fácil, y el 60% afirma que le gustaría conocer el funcionamiento de su vehículo, en comparación con el 51% para los 11 países.

Estos resultados no sorprenden a Carlos Cipolliti, director general del Centro de Innovación de Goodyear en Luxemburgo, que comentó que los coches autónomos están llegando. "Es crucial entender cómo se comportan hoy en día los conductores en la carretera y cómo piensan que encajarán este tipo de vehículos en ella. Goodyear está explorando alguna de las áreas clave que conforman el futuro de la movilidad. Esperamos que los resultados derivados de esta investigación ayuden a todas las partes implicadas a trabajar conjuntamente hacia la exitosa introducción de los coches autónomos”.

El Doctor Chris Tennant, líder del proyecto por parte de la LSE, explica que la conducción autónoma no supone simplemente la introducción de una nueva tecnología. "Los coches autónomos emergen en un espacio social,con una amplia gama de factores que influyen en el nivel de aceptación que el público tenga hacia ellos”.