El equipo RaciNGK, gracias a un sólido segundo lugar, demostró un rendimiento constante en la edición número 58 de la ADAC H & R Cup, incluso en condiciones difíciles. De hecho ya en la clasificación se veía que esta carrera se vería ensombrecida por problemas técnicos.

Al final de la sesión de clasificación, el Ferrari 458 RaciNGK-Team tuvo un contratiempo con otro vehículo, chocando suavemente en la parte delantera. La pequeña abolladura supuestamente causó la pérdida de la campana y algunos otros daños menores en los guardabarros y los faros.

El experto equipo de mecánicos evidenció un gran talento para la improvisación y rápidamente le volvieron a dar forma al capó delantero y así estar a tiempo en la línea de salida a las 12 del mediodía.

Los tres pilotos Mike Jäger, Christian Kohlhaas y Stephan Köhler se mantuvieron continuamente con los mejores tiempos de vuelta y, a unos 40 minutos antes del final de la carrera, sacaban varios minutos al piloto del segundo lugar en la categoría SP8.

Seguidamente vino el choque: poco antes de la sección de Adenauer Forst, el reventón de una llanta trasera izquierda de Kohlhaas causó una vuelta lenta por el exterior de 16 minutos. Sin embargo, tanto el equipo como el piloto mantuvieron la sangre fría. La rueda se cambió en unos pocos segundos y el Ferrari 458 RaciNGK-Team volvió de nuevo a la carrera.

El premio a la deportividad, el máximo rendimiento y la resistencia fue el segundo lugar y una promesa del portavoz del equipo, Per Baar, para quien los deportes de motor requieren una reacción flexible a situaciones cambiantes. “El equipo responde con calma y seguridad ante situaciones de estrés. La próxima vez volveremos a conducir hacia la victoria”.