“Una experiencia enriquecedora”. Así ha calificado Rubén Foixench, gerente de FARE, la primera Convención de Representantes en la que, durante tres días, todo el equipo de la empresa y sus representantes tuvieron la oportunidad de compartir y disfrutar de sus experiencias. “Hubo tiempo para trabajar, convivir y, sobre todo, reforzar los lazos personales que nos hacen mucho más fuertes en el conjunto”, asegura Foixench.

El encuentro se celebró en las instalaciones de Polinyà (Barcelona), donde hubo presentaciones y charlas con todos los departamentos de FARE. A continuación, se realizó una comida conjunta del equipo comercial y administración con los representantes. Después, los participantes se desplazaron a Girona, donde pasaron el resto de la convención en una masía rodeada de arrozales a escasos minutos de las calas de Begur. El encuentro prosiguió con una cena en la Cala de Tamariu, con vistas al mar.

Al día siguiente, se organizó un partido de fútbol en el Pabellón Municipal de Palafrugell, con dos equipos: los Naranjas y los Negros. “Fueron 40 minutos dando lo mejor de nosotros en el campo, donde destacaron por su calidad futbolística Paco Aznar, Javier Romero e Íñigo Jiménez, mientras que en la portería Javier Merodio lo dio todo con su calidad como portero de balonmano”, nos cuenta Rubén Foixench.

“De la convención han salido nuevas ideas, nuevas estrategias, un equipo reforzado y unido, con las ideas claras de lo que queremos y como debemos llegar al mercado”. El gerente de FARE se siente “muy orgulloso de nuestro equipo”. “Tenemos un equipo despierto, constructivo, con muchas ganas de hacer las cosas bien hechas y eso se transmite en el día a día”.