El recién finalizado 2014 ha sido un mal año para General Motors, después que las llamadas a revisión y los graves problemas a los que se ha tenido que enfrentar en los últimos meses hayan afectado notablemente su reputación.

Por esa razón, cualquier avance tecnológico que mejore su maltrecha imagen es ampliamente celebrado. Uno de los últimos, presentado esta misma semana en la feria CES de Las Vegas, permitirá que sus coches sean capaces de predecir problemas mucho antes que se produzcan, incluso antes que sean visibles para el conductor.

Presentado por Chevrolet como parte de sus servicios conectados, OnStar 4G LTE, el sistema de predicción de fallos Advanced Vehicle Diagnostics estará disponible muy pronto en los nuevos Model Year 2016 de Chevrolet: Equinox, Tahoe, Suburban, Corvette, Silverado y Silverado HD. Asimismo, en 2016 se irá introduciendo en el resto de la gama Chevrolet.

Este sistema será capaz de identificar posibles problemas, enviarlos a la nube, a los servidores de Chevrolet, diagnosticar el fallo y avisar al conductor. Aunque Chevrolet avanza que el sistema se extenderá a más componentes, de momento monitorizará detalladamente el funcionamiento de la batería, el motor de arranque y la bomba inyectora.

Sin duda, el futuro de la automoción es el coche conectado, como recalcamos en un interesante artículo publicado en nuestra revista 'Talleres en Comunicación' y que aquí les adjuntamos nuevamente.

Del mismo modo, al igual que General Motors, el resto de marcas también intentan controlar ellas mismas la información que emite el coche conectado, para asegurarse las futuras reparaciones del vehículo. De este tema tratamos en nuestra publicación, en un análisis titulado '¿Qué pasa con el eCall?'.