La marca de pintura Glasurit acudió a la 28 edición de la feria Techno-Classica Essen, el mayor evento dedicado a los coches clásicos y que reunió a más de 1.250 expositores y alrededor de 200.000 visitantes.

Sin duda, una de las principales razones de la popularidad de los coches clásicos en la actualidad es la situación a la que nos enfrentamos hoy en día y que los ha convertido en una muy buena alternativa de inversión.

En este sentido, para mantener el valor de sus inversiones, los propietarios de estos vehículos buscan a los mejores socios para su reparación, siendo factores importantes en su elección la fiabilidad, calidad y experiencia.

Glasurit demostró cada una de estas competencias en la pasada edición del certamen alemán. Así, su stand tuvo como protagonista el Porsche 356B de 1963 parcialmente restaurado.

Los expertos de la marca usaron la información que desprendía el propio coche para identificar el color original que se usó en el coche 50 años atrás, el Ruby Red 6202. Este color se obtuvo de la base de datos de Glasurit, una de las más grandes del mundo y que contiene más de 200.000 colores y más de 600.000 fórmulas de mezcla.

“Muchos de los visitantes se sorprendieron por el gran conocimiento y la gran oferta de soluciones que ofrece Glasurit para los Coches Clásicos”, dijo Alexander Röllig, Glasurit Communications EMEA.

De hecho, los profesionales de Glasurit son capaces de identificar los colores originales de los coches clásicos, pero las “pinturas originales” de la época ya no cumplen los requisitos legales, por lo que la firma utiliza métodos modernos y respetuosos con el ambiente.

Las nuevas tecnologías de la pintura, como la Serie 90 base agua de Glasurit, ofrecen los resultados óptimos en términos de color y calidad preservando el valor de los Coches Clásicos a lo largo del tiempo.