Goodyear, en reconocimiento a la innovación que supone su sílice derivada de las cenizas de la cascarilla de arroz, fue el ganador del Premio de Medio Ambiente 2015 otorgado por Fedil, la Federación Empresarial de Luxemburgo (Luxembourg Business Federation) en la categoría Eficiencia de Recursos.

 

La sílice se utiliza como compuesto de refuerzo en la banda de rodadura, utilizado en los neumáticos de altas prestaciones de Goodyear. "Resulta muy beneficiosa para el medio ambiente", opina Carlos Cipollitti, Director General del Centro de Innovación de Goodyear en Luxemburgo.

En primer lugar, asegura el dirigente, reduce significativamente la cantidad de residuos de ceniza enviados a los vertederos y, además, su proceso de conversión requiere una cantidad mucho menor de energía".

Por otra parte, prosigue, nuestros neumáticos resultan más eficientes, ya que reducen las emisiones de CO2 del vehículo, sin dejar de ofrecer un excelente agarre sobre mojado, lo que supone una ventaja también en materia de seguridad vial.

La sílice utilizada tradicionalmente en las bandas de los neumáticos está hecha de arena y su fabricación requiere una gran cantidad de energía y temperaturas muy altas. En cambio, la sílice de cenizas de cascarilla de arroz proviene de la ceniza resultante de la combustión de la cascarilla de arroz, la parte externa de los granos, y requiere una cantidad de energía significativamente menor.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, cada año la cosecha mundial de arroz supera los 700 millones de toneladas y la eliminación de esta cascarilla supone todo un reto desde el punto de vista medioambiental. La cascarilla de arroz suele quemarse para generar electricidad y sus cenizas terminan en vertederos.

Durante los últimos tres años, los ingenieros de los centros de innovación de Goodyear en Luxemburgo y en Estados Unidos han trabajado duro para hacer que esta tecnología resulte viable y han desarrollado una solución sostenible y respetuosa con el medio ambiente para reemplazar la sílice tradicional con sílice derivada de las cenizas de la cascarilla de arroz.