El nuevo Clase V de Mercedes-Benz es el primer monovolumen de gran tamaño del mercado equipado con faros y pilotos traseros basados en la innovadora tecnología LED.

Hella, con amplia experiencia en el campo de la iluminación LED, equipa este nuevo modelo con su iluminación frontal y trasera. Además, se introduce también dentro del vehículo para iluminar el interior.

 

Sus faros 100% LED, en forma de ala, proporcionan un aspecto muy definido a la parte frontal del nuevo Clase V de Mercedes-Benz. El intermitente se extiende a lo largo de toda la parte superior del faro gracias a los diversos reflectores montados en sus propias cámaras.

Debajo se encuentran la luz de conducción diurna y la luz de posición, que se han desarrollado mediante elementos conductores de la luz con forma ondulante. La luz de giro, de cruce y de largo alcance ocupan la parte inferior del faro. Estas últimas funciones se crean mediante el módulo VarioLED creado por Hella.

Se trata de un módulo de proyección AFS (Sistema de iluminación Frontal Adaptativa) fundamentado en una tecnología que emplea un obturador cilíndrico sobre cuya superficie se generan diferentes contornos. Dependiendo de la distribución de la luz que se necesite, el obturador rota dentro del módulo de iluminación y se cambia de manera totalmente automática de luz de cruce a luz de largo alcance o luz de autopista.

De esta manera, el alcance luminoso y la distribución de la luz se regulan de modo muy dinámico y se ajustan a cada tipo de situación. Así puede detectarse mucho antes el estado del tráfico, los peatones o incluso los peligros potenciales. La luz de giro proporciona una seguridad adicional cuando deban realizarse maniobras de aparcar o de girar. Los faros también están disponibles con fuente lumínica halógena como equipamiento básico.

Excepto la luz de marcha atrás, todas las funciones lumínicas del piloto trasero utilizan tecnología LED. La luz de situación, con formas estriadas, destaca por ser muy llamativa, mientras la de freno se genera entre las mencionadas formas estriadas por medio de una óptica Fresnel.

Esta técnica permite dirigir de manera muy acertada la luz de los diodos luminosos para que ambas funciones se diferencien claramente entre sí, incluso estando situadas tan cerca, posibilitando distinguirlas a la perfección.

Por medio del empleo de materiales translúcidos de color rojo se acentúa la efectividad de dicho color, ya que, cuando se activan los LED's, las formas estriadas de la luz de situación tienen la apariencia de un cuerpo luminoso. Se confiere de este modo una iluminación especialmente homogénea.

Gracias a todo ello, y a un rapidísimo tiempo de respuesta de los diodos luminosos, se logra mejorar notablemente la seguridad en la carretera. La parte interior del piloto trasero queda delimitada mediante un elemento conductor de la luz, ligeramente arqueado y con el contorno iluminado, que lleva a cabo la función del intermitente.