El hecho de que los vehículos modernos estén cada vez más conectados y la creciente incorporación de sistemas de asistencia a la conducción, plantean nuevos retos para la seguridad de los datos, destacan desde Hella Gutmann.

Por ello, los fabricantes están trabajando en nuevos conceptos de seguridad, diseñados para prevenir ataques informáticos en los sistemas electrónicos de los vehículos. Así como los ordenadores tienen cortafuegos, los vehículos modernos estarán protegidos contra el acceso no autorizado a sus datos y los fabricantes limitarán los datos abiertos accesibles a través de la toma OBD. En el futuro, la diagnosis integral de un vehículo sólo será accesible para usuarios autorizados.

Por ejemplo, el Grupo FCA (Fiat Chrysler Automobiles) y KIA ya han comenzado a incorporar en sus últimos modelos una “puerta de seguridad” que limita el acceso a ciertas funciones de diagnosis. Otros fabricantes están desarrollando sistemas similares.

Sin embargo, los clientes de Hella Gutmann no tienen que preocuparse, ya que se beneficiarán de nuevas soluciones ante este reto, gracias a nuevas actualizaciones de software que se irán incorporando en los equipos mega macs. Así, los talleres podrán diagnosticar los nuevos vehículos dentro del marco legal.

Hella Gutmann seguirá desarrollando soluciones que, según sus responsables, “garanticen la igualdad de oportunidades para la posventa independiente”.