Holy-Auto celebró el pasado 26 de junio una reunión con sus socios en Madrid, en la que Carsmarobe presentó su programa de formación y su servicio de asistencia técnica, despertando la curiosidad de los allí presentes, llegados de todos los puntos de nuestra geografía.

 

La necesidad de mecánicos formados en la actualidad es un hecho: los coches incorporan cada vez más tecnología y sistemas que exigen una formación específica para comprenderlos y poder repararlos. Por ello, la formación es una herramienta indispensable para que un taller funcione a día de hoy.

Además de formación, Carsmarobe ofrece a los socios y clientes Holy-Auto un servicio de asistencia técnica, mediante un equipo de mecánicos altamente cualificados y con experiencia en taller que resuelven alrededor de 3.000 incidencias semanales.

Se trata de un servicio que facilita al profesional el acceso a la información, para que no tenga que invertir su tiempo y recursos. En este caso será Carsmarobe quien lo haga por él, para cualquier cuestión que se le presente al profesional (esquemática, tiempos de trabajos, códigos de averías...).