i-DE destinará 600 millones de euros de inversiones a desarrollar la red de distribución eléctrica, potenciando la digitalización y permitiendo mejorar la calidad de información y servicio, informa El País y recoge Faconauto. Para ello, se centra en cuatro áreas estratégicas desde la perspectiva de la red de distribución eléctrica, que incluyen la movilidad eléctrica, las infraestructuras de redes, la eficiencia en el uso de la energía y la sensibilización ciudadana.

Igualmente, la empresa de Iberdrola pone a disposición de ayuntamientos su conocimiento de las redes eléctricas para impulsar un despliegue de puntos de recarga para los vehículos eléctricos. Para ello, ha integrado Centros de Control de la Movilidad Eléctrica en sus seis Centros de Control de Distribución (COD) en España, con los que monitorizar y evaluar el impacto del vehículo eléctrico en su red de distribución.

Los centros proporcionarán información dinámica sobre puntos de recarga (ubicaciones según zonas, distribución de consumos por provincias, curva de carga horaria de puntos de recarga y emisiones de CO2 evitadas), y se podrá realizar seguimiento de la evolución de puntos de recarga y de la potencia solicitada. En un futuro, la integración de herramientas de analítica de datos permitirá elaborar predicciones sobre el impacto del vehículo eléctrico.

Asimismo, potenciará el desarrollo, la innovación y digitalización de las redes para seguir mejorando en aquellos aspectos que intervienen en la calidad de suministro y la atención a los ciudadanos. También plantea la búsqueda de soluciones energéticas sostenibles y mejora en la eficiencia del uso de la energía.

i-DE ha desplegado cerca de once millones de contadores inteligentes y la infraestructura que los soporta, así como la adaptación de alrededor de 90.000 centros de transformación, a los que ha incorporado capacidades de telegestión, supervisión y automatización.