Brembo ha presentado los resultados obtenidos en el primer semestre de 2020, que ha finalizado con unos ingresos de 951,1 millones de euros, un 28,2% menos respecto al primer semestre de 2019.

El EBITDA ascendió a 143,3 millones de euros (margen 15,1%), mientras que el EBIT lo hizo hasta los 38,8 millones (margen 4,1%). Por su parte, las inversiones netas se situaron en 74,4 millones de euros entre enero y junio.

En cuanto a la deuda financiera neta, ésta ascendió hasta los 597,5 millones euros (407,2 millones antes de la aplicación del IFRS 16), lo que supone un aumento de 147,1 millones con respecto al 31 de marzo de 2020.

Para el presidente de Brembo, Alberto Bombassei, “los resultados del primer semestre de 2020 aprobados por el Consejo de administración destacan cómo Brembo demostró una considerable resiliencia en un entorno tan complejo, protegiendo sus niveles de margen y su solidez financiera”.

La compañía cree, según Bombassei, “estar bien posicionada para la evolución del mercado gracias a su compromiso con la innovación, la digitalización y la protección del medio ambiente, a pesar de la continua situación de incertidumbre de la industria de la automoción, exacerbada aún más por la crisis que ha impactado en la economía mundial”.

En palabras del presidente, “miramos al futuro con confianza, apoyándonos en nuestros sólidos fundamentos y en un ambicioso programa de desarrollo orientado a largo plazo, que nos permitirá reanudar nuestro crecimiento”.