En el transcurso de un webinar, el Grupo Invicta Motor ha presentado a la prensa Invicta Electric, una nueva marca española de movilidad eléctrica. “¿Por qué no una nueva marca española para democratizar la movilidad eléctrica?”, se preguntaba Julián Alfonso Alonso García, presidente de Invicta Electric, en el inicio de su exposición. “La movilidad en las ciudades ha cambiado y nosotros vemos el futuro de cara a marzo de 2023, cuando entra la nueva regulación europea y las restricciones de entrada a vehículos contaminantes a los centros de las ciudades de más de 50.000 habitantes”.

Además, García destacó que “los jóvenes ya no compran tanto por estatus social, sino por practicidad. Y en otros países hemos visto cómo triunfan las soluciones prácticas de movilidad para las grandes urbes, como los kei cars en Japón o los scooters eléctricos en China. En Europa también nos estamos concentrando en grandes ciudades, y la gente se pregunta por qué pagar por una plaza de aparcamiento, o por qué comprarse un coche eléctrico de elevado coste y consumo”.

Invicta Electric nace, según su presidente, como “una marca especializada en la importación y distribución de movilidad eléctrica 360º, con una gama de productos que ofrece patinetes, motos, coches sin carné y comerciales; y la posibilidad de utilizarlos por horas, días, meses, financiarlos o comprarlos. Comercializamos productos que van acorde con nuestro proyecto de movilidad, que no tienen por qué ser chinos”. Además, la empresa se encuentra en conversaciones para ensamblar productos en España.

“En este entorno de movilidad, Invicta Electric ofrece soluciones sencillas, limpias y económicas”, comentó, por su parte, Filippo Rivanera, director general de la marca. “Ofrecemos un paquete de soluciones de movilidad funcional y completamente flexible, con una gama de productos y servicios que responde a todas las necesidades. No solo somos una marca de movilidad urbana sostenible, sino también un nuevo modelo de movilidad para clientes y concesionarios. Ofrecemos lo que los clientes actuales demandan: flexibilidad, integración de productos y servicios, una gama de productos que cubra todas las necesidades y diferentes fórmulas de uso. Y le damos a los concesionarios un proceso simple para evolucionar y convertirse en un centro integrado de movilidad local, que es el futuro de la distribución del automóvil. Porque nuestra visión del concesionario del futuro más allá de la venta y reparación de vehículo nuevo y de ocasión. Nosotros les ofrecemos generar recursos y ser rentables a corto plazo, ganarse al cliente y mejorar su experiencia; y adaptarse a las tendencias y ofrecer experiencias personalizadas”.

Filippo Rivanera incidió también en la satisfacción del cliente, un punto clave para la marca. “Ofrecemos canales de venta variados, desde el e-commerce a concesionarios y flagship stores. Creemos mucho en el concepto de venta digital, pero también en un servicio de cercanía al cliente con venta física y una red comercial de concesionarios. Y nos hemos asociado con Electric Auto, que tiene una red de servicio con 104 puntos que ofrece el mejor mantenimiento”.