El sistema de suspensión Intelligent Damping Control de KYB es la última y más innovadora tecnología desarrollada por KYB para una selección de vehículos de alta gama. En Europa, PSA lo utiliza esta tecnología en el DS7 bajo el nombre DS Active Scan Suspension, pero también se presentará en el Peugeot 508 y el nuevo DS9 que se lanzarán en 2021. En Japón, ya está disponible en el Lexus LS y LC y Toyota Crown y Avalon.

Esta tecnología inteligente utiliza una monocámara detrás del parabrisas que analiza el perfil del camino y lo envía a la unidad central electrónica IDC. Funciona con cuatro sensores de altura y tres acelerómetros para medir las reacciones del vehículo, incluida la velocidad, el frenado y el ángulo de dirección.

La unidad de control calcula continuamente la configuración óptima del amortiguador para mitigar cualquier irregularidad, mejorando la comodidad y creando una experiencia de conducción única y suave. Lo hace a través de una válvula de solenoide proporcional en cada amortiguador que ajusta la presión interna entre las cámaras superior e inferior, proporcionando un control individual de la compresión y el rebote en las cuatro ruedas.

IDC Drawing KYB

Según KYB, los tests realizados muestran que los beneficios son especialmente notables en los asientos traseros, ya que el sistema de escaneo reduce la oscilación que pueden provocar los baches. Más allá de estas mejoras de la comodidad en la conducción, también existe un efecto positivo en la seguridad: una conducción más suave significa que las cuatro ruedas mantendrán un mejor contacto con la carretera, permitiendo una dirección y frenado más seguros, pero también reducirá la fatiga del conductor.

Juan Carlos Díez, director ejecutivo de KYB Europe Aftermarket, explica que “este sistema de equipo original es otro gran ejemplo de los avances tecnológicos de clase mundial creados por los ingenieros de investigación y desarrollo de KYB aquí en Europa y en nuestra sede central japonesa”.