Kai Wilschrei, gerente de Servicios Técnicos de Aftermarket EMEA en NGK Spark Plug Europe, es uno de los principales expertos en encendido de motores de todos los tamaños. “Las bujías son esenciales para las herramientas y equipos, tanto grandes como pequeños, que funcionan con gasolina, desde cortacéspedes, generadores portátiles y bombas de control de inundaciones hasta carretillas elevadoras, e incluso karts. Todos tienen que funcionar con la misma precisión que como si lo hiciesen en los automóviles o motocicletas convencionales”

“La mayoría de nosotros estamos tan acostumbrados a las aplicaciones automotrices, que rara vez se aprecia la cantidad de bujías que usamos en nuestra vida diaria”, añade Wilschrei. “Nuestros productos se seleccionan como equipo original para artículos tan variados como cortasetos, cortacéspedes, sopladores de hojas, succión de aceite y agua, así como motores estacionarios, sin mencionar las motosierras. Nuestro enorme portfolio de bujías en Aftermarket también permite a los distribuidores y talleres brindar un encendido fiable a todas esas aplicaciones y más, siempre que se necesite un repuesto".

Las bujías tienen que ser resistentes para satisfacer las necesidades de este amplio rango de motores, aparte de las demandas habituales de los automóviles. El experto confirma que “los usos de los motores de gasolina actuales son tan diversos y desafiantes que sus bujías deben estar especialmente diseñadas para hacer frente a cada aplicación. Las bombas de agua, por ejemplo, se vuelven extremadamente calientes y estresadas en situaciones extremas. Los karts deben correr en todo tipo de condiciones de conducción. Los generadores de energía sólo se necesitan de vez en cuando. Todas estas circunstancias generan diferentes demandas en las bujías, incluso afectando la frecuencia con la que se deben cambiar. De hecho, es imposible generalizar los intervalos de reemplazo, cada usuario de vehículos y equipos motorizados debe seguir las recomendaciones específicas del fabricante".

Las bujías de NGK tienen su rosca conformada por laminacion en frío (Formado de roscas sin arranque de viruta), lo que las hace más solidas. El trabajo en frío que tiene lugar en el proceso de laminado de roscas produce un incremento en la resistencia a la tensión y un terminado superficial mejor que el obtenido en operaciones de corte. Este metodo de fabricación comprime el material, lo que lo hace más fuerte y menos propenso a romperse cuando se quita la bujía que el "método de corte" utilizado por algunos fabricantes, donde se quita material para hacer la rosca.

Wilschrei también recomienda el uso de la alternativa mejorada de bujía de iridio si esta disponible, ya que “su diseño avanzado y su durabilidad reducen los fallos de encendido, evitan el hollín y aseguran una vida útil más larga que los tipos estándar".

Dado que los motores no automotrices presentan tantas y distintas necesidades, la calidad de las bujías es especialmente importante. NGK Spark Plug desaconseja la instalación de piezas de bajo costo, y da tres razones de porqué podrían causarle problemas en cualquier tamaño de motor:

  1. Desgaste más rápido: las bujías más baratas a menudo causan fallos de encendido o desgaste más rápido, acortando su vida útil. Esto puede significar un funcionamiento deficiente, encendidos no fiables y mayores emisiones y consumo de combustible.
  2. Grado térmico incorrecto: a veces el grado térmico de las bujías de bajo costo es incorrecto. Esto puede provocar el sobrecalentamiento de la bujía, lo que puede causar daños al motor en casos extremos.
  3. Problemas de interferencia: es posible que las bujías de menor calidad no cumplan con los "requisitos de inmunidad" de las redes de radio, lo que podría causar problemas de interferencia.