Una buena iluminación de las carreteras es esencial para una conducción segura y confortable. Hay que ver y ser visto en las mejores condiciones”. Desde Osram destacan sus lámparas de valor añadido, adecuadas para cada tipo de conductor. Pero la contribución del conductor es indispensable, siendo esencial la sustitución de las lámparas antes del final de su vida útil y por parejas para una iluminación mejor y más uniforme de las carreteras.

La mayoría de los conductores sólo cambian las bombillas cuando están muy gastadas o cuando se funden y, por regla general, no se funden al mismo tiempo, por lo que se reemplaza sólo la que ha fallado. Sin embargo, las bombillas pierden intensidad a lo largo de su vida útil y el rendimiento luminoso del faro se deteriora. Al final de su vida útil, las lámparas emiten menos luz, lo que reduce la visibilidad nocturna del conductor.

Además, la sustitución de sólo la bombilla que ha llegado al fin de su vida da lugar a un haz de luz desigual, representando un riesgo potencial para la seguridad. Sólo con una carretera bien iluminada, el conductor tendrá todas las ventajas de las luces de su vehículo, por lo que Osram siempre recomienda que se cambien de dos en dos.

Para los conductores que buscan rendimiento y tener la máxima iluminación en la carretera, la compañía destaca la nueva gama de rendimiento Night Breaker, con hasta un 200% más de luz en comparación con el requisito legal mínimo. Para aquéllos que buscan la individualidad y quieren que su coche marque la diferencia por su exclusividad y elegancia, las lámparas de diseño Cool Blue Intense (hasta 4.200 K) ofrecen esta posibilidad con una luz más blanca.

Cuando la prioridad para el conductor es disfrutar de una mayor durabilidad y un confort adicional, las lámparas Ultra Life, con hasta diez años de garantía Osram, será la opción apropiada.