La norma ISO 9001 verifica la capacidad de las empresas para proveer con calidad, productos y servicios que atienden a las necesidades de sus clientes. Lausan ha demostrado que cumple con los requisitos legales y reglamentarios aplicables, y que emplea mejoras de proceso y evaluación de la conformidad para aumentar la satisfacción del cliente mediante.

“Esa es la clave: que el progreso de Lausan se base en el crecimiento de sus clientes”, destacan desde la compañía, que trabaja cada día para dotar a talleres y tiendas de recambio “con el producto más competitivo y con las herramientas que les doten de información y gestión para comprender y afrontar un mercado incierto y cambiante”.

Este distintivo de calidad, la ISO 9001:2015, es “un paso más en la buena dirección”, pero, según Lausan, “queda mucho camino por delante”.