Lizarte subraya que en cada cambio de bomba o de dirección se debe cambiar también el aceite, además de vigilar la limpieza del circuito, ya que las impurezas pueden producir gripado, bloqueo o fugas en alguna parte del circuito. Tampoco se deben quitar los tapones de protección hasta montar los tubos.

Por otra parte, a motor parado y con el aceite a unos 50ºC, vaciamos el circuito soltando alguno de los tubos del mismo. Si el aceite que sale es muy sucio, será necesario limpiar el circuito. Para favorecer el vaciado del mismo, prosiguen, moveremos la dirección lentamente de un extremo al otro, en los dos sentidos, manteniendo el coche elevado o sobre la plataforma de bolas.

Normalmente, el purgado es automático: manteniendo el motor a ralentí durante 2-3 minutos, sin tocar el volante, vamos añadiendo aceite hasta alcanzar el nivel. A continuación, movemos el volante varias veces en cada sentido (más veces cuanto más largos sean los tubos del circuito) y añadimos aceite hasta que el nivel esté situado entre el mínimo y el máximo.