El objetivo fundamental de reprogramar la centralita del coche, nos expone Lizatronics en su blog, es aumentar la eficiencia del motor del vehículo y reducir el consumo del mismo.

 

Es decir, la reprogramación se realiza para optimizar el motor del vehículo, los recursos y su funcionamiento. Muchos usuarios se cuestionan a continuación si este tipo de modificaciones son legales o si pasan la ITV.

La respuesta en ambos caso es sí: reprogramar la centralita es legal, y en la ITV no encontraremos ningún problema, Eso sí, para ello hay que homologar estas modificaciones.

Ahora bien, si en origen detectan esta manipulación, se perdería la garantía en caso de que aún esté en vigor. Por eso, recomendamos hacerla una vez transcurridos los dos años de garantía del fabricante.

Reprogramar la centralita no es un proceso irreversible. Siempre que se quiera se puede reinstalar el mapa de gestión de motor original. Si en el concesionario se efectúa un reseteo de software, la reprogramación resultará anulada. Ante esta situación, existen dos opciones:

Restaurar la centralita a su estado original: para prevenir problemas con la garantía.
Volver a reprogramar: podemos reinstalar la reprogramación siempre y cuando sea la misma versión sobre la que hemos trabajado