La soldadura en frío es el proceso de unión de dos materiales en estado sólido sin la necesidad de aplicarles calor, tanto en metal como en plástico. Algunas de sus ventajas son la seguridad a la hora de trabajar, el ahorro de tiempo, el mayor control sobre el acabado final y, sobre todo, que es muy útil para realizar reparaciones de emergencia.

Las reparaciones de emergencia en el taller pueden ser muchas y muy variadas: reparaciones de carcasas metálicas, colectores, piezas desgastadas, bridas, errores de mecanizado, relleno de holguras, reconstrucción de piezas metálicas, piezas plásticas, etc.

Para saber cómo proceder y conocer algunos productos para este tipo de reparaciones, Loctite habla en el Blog Ruta 401 sobre reparaciones de emergencia de piezas de plástico y de diferentes superficies. El artículo completo se puede leer pinchando AQUÍ.