El beneficio neto de Brembo fue de 197,2 millones de euros en los primeros nueve meses del año, lo que supone un 0,4% en comparación con el mismo periodo del año anterior. La deuda financiera neta fue de 240,7 millones de euros, descendiendo 22,4 millones en comparación con el 30 de junio de 2018. Por su parte, las inversiones netas ascendieron a 184,1 millones de euros.

Según el presidente de la empresa, Alberto Bombassei, Brembo ha conseguido buenos resultados durante el tercer trimestre de 2018. “La compañía continúa decididamente con su proceso de crecimiento y consolidación en sus principales mercados operativos, así como en los mercados donde ha incrementado su capacidad de producción en los últimos años, tales como Estados Unidos, China e India”.

Bombassei también destaca la intensificación del compromiso de Brembo con la investigación y el desarrollo, tanto en términos de inversión como en la creación de instalaciones dedicadas, “con el fin de asegurar la innovación necesaria para seguir -o incluso anticipar- las necesidades futuras de la industria automovilística, que está experimentando una rápida transformación, como puede verse por la entrada gradual de los vehículos eléctricos”.

Para Matteo Tiraboschi, Executive Deputy Chairman, “en relación con las cifras aprobadas por la Junta Directiva, considero importante enfatizar los resultados positivos obtenidos en el tercer trimestre, impulsados por nuestro trabajo en el mercado de Estados Unidos y a la actividad de nuestras nuevas fábricas en China, Polonia y Norteamérica, que están ahora casi al máximo de sus niveles de producción, en total consonancia con el plan estratégico de Brembo y en línea con el plan de inversión”.

“Aunque las tensiones causadas por los escenarios macroeconómicos siguen siendo considerablemente elevadas”, Tiraboschi señala que “la solidez de nuestros fundamentos y el dinamismo de nuestras operaciones a nivel global nos permiten mirar hacia el final de 2018 con cauto optimismo”.